¿Qué comemos hoy? Sopa Editorial A-Z

Autora: Mónica López

Ilustrador: Pablo Olivero

Rima; humor y mucha ternura. Jugar con las palabras!!!!

Lo que no les gusta a los chicos y las chicas.

Lo que no eligen para comer.

Y el encuentro con la abuela, ese momento mágico!

Bello texto y hermosas imágenes te acompañan a lo largo de este libro escrito en mayúscula y con tapas duras!

Y…….

En la contratapa tenés un Códio QR para escuchar esta poesía.

Forma parte de una colección junto a

  • Fideos con sopa
  • Milanesas
  • Salchichas

 

 

¿Que era lo que más te gustaba hacer en la escuela?

Cada escuela es un mundo. Y cada persona vive su paso por la escuela de manera especial. Sin embargo, hay cosas que se repiten para much@s, como descubrimos en los recuerdos de quienes fueron alumn@s hace ya muchos años. Las épocas cambian y también los juegos, las prohibiciones y libertades, lo que “se debe” y lo que se “espera”. La manera de enseñar puede cambiar o no, pero está claro que si l@s docentes entusiasman a los chic@s, esa materia o taller quedará en el recuerdo para siempre y dejará huella en nuestra vida adulta de manera positiva.

A partir de la Pregunta del Mes que hace Claudia Rosales en su página, decidimos armar una nota sobre La Voz de l@s Pibes que fueron estudiantes. La pregunta de agosto es: ¿QUÉ ERA LO QUE MÁS TE GUSTABA HACER EN LA ESCUELA? Por supuesto ganó el recreo, y los juegos que se usaban antes, pero también otras cosas que nos sorprendieron y que nos parece interesante recuperar. Lo que sigue es la conversación que se generó.

Susana Isabel Alfonsin En clase dibujar. En el recreo correr. Ambas cosas PROHIBIDAS!!!!
Claudia Rosales Cuántas cosas prohibidas en la escuela, ¿no?
Susana Isabel Alfonsin Todo lo que nos gustaba, hasta reír, estaba prohibido

Uma Vne El recreo

Silvita Ber No me gustaba faltar a clases, salvo los dias de lluvia. En los festejos,
cantar

Charls Mary Jugar…
Claudia Rosales a qué?
Charls Mary iba a colegio estatal mixto, o sea a algo con niñas y niños-

Maria Giron Dibujar no estaba prohibido! Y en mi época en los recreos sí se podía correr. Ahora no se deja correr por seguridad, y porque los padres, si se caen en la escuela, generalmente hacen un escándalo. A mí lo que me gustaba era no faltar.

Desde Adentro En la primaria el recreo con mi amiga Maricel

Adela Luna Jugar!! Y ayudar a la cocinera a juntar y lavar las tazas porque conseguía otra porción de mazamorra!! Era generalmente nuestro desayuno escolar, y cuando era leche con zucoa, una galleta grande en la que adentro colocaban una porción de dulce de membrillo

Alejandra Villalba Hablar hasta por los codos!!!
Claudia Rosales genial!!!! y en el aula te dejaban hablar?
Alejandra Villalba no siempre. Dependía si la maestra tenía una visión más flexible de la disciplina. Tuve excelentes docentes a excepción de la de 2do grado. Muy estricta e injusta

Victor Sanchez Taller. En primaria carpintería, y en la secundaria ya tenía varios módulos más. Que le voy a hacer, disfruto manejar herramientas.

Mónica Viviana Martínez Los campeonatos de payana. Todos y todas jugábamos, la única manera de tenernos sentados jajajajaj. La hora de gimnasia!!!! Mortal!!

Nora Hilb Dibujo

Maria Fernanda Garcia Riobo Todo!! Amaba ir a la escuela primaria!! Era mi segunda casa!!

Maria NC Trabajar…cuando estaba dentro del sistema.

Angelina Oyarzun Música, plástica y actividades prácticas. Lo demás, nada nada.

Maria Adela Alaniz Jugar a la mancha, al elástico y al poliladron.

Pat Quiros No falté jamás…me gustaba el reencuentro cotidiano con mis compañeras / os…algunos profes que hacían motivadoras las clases…cuando en los actos SIEMPRE me convocaban para actuar o cantar

Angeles Rivas IR A LA BIBLIOTECA Y LEERRR

Virginia Blaistein … Ir a buscar mapas a la Sala de Mapas, las excursiones, las fiestas patrias, el recreo, limpiar el pupitre con limón y gillette, calcar con simulcop.

Krist Bellota Jugar, y hablar hasta por los codos. Mi maestra de 7° me dedicó una foto que nos sacaron juntas: “a mi pequeña charlatana, con mucho cariño”.

Gabriela Hillar Ir a la biblioteca y tomar la merienda de mate cocido y galletitas de agua.

Mati Metola Los días de lluvia. Nos juntaban con todos los que concurrían que éramos pocos, y ZULEMA, la portera, hacía tortafrita y nos convidaban a todos como premio.

Mara Prieto Calcar con simulcop, hacer mapas con tinta china, ir al laboratorio a buscar el esqueleto… (y vestirlo, como travesura, ya en la secundaria ), las charlas cómplices con mis compañeras y amigas, jugar al tutti fruti, la hora de dibujo, las clases de matemática en la secundaria… amaba a las profesoras… me encantaba superarme cada día un poco más en la materia.

Graciela Roca La hora de música y lengua Me encanta ba Siempre me convocaban para cantar y actuar!!!

Maria Isabel Uy….subir el cerro y buscar arañas sentir el aroma de las madre selvas.Deporte , danza y dibujo y tb era de la Cruz roja. Compartir con mis compañeras.
Claudia Rosales qué lindo!!! Dónde era eso??
Maria Isabel Concepción el sur de Chile. Escuela España D 559 en esos años. Todos los lugares son bellos si vemos las maravillas de la naturaleza. Ahora enamorada del norte Tocopilla. Trabajo en una escuela especial con discapacidad múltiple y tengo un hijo que nació con discapacidad múltiple y me ha enseñado en estos años a recordar el disfrutar de las cosas que la rapida vida que vivimos nos hace olvidar a menudo.
Claudia Rosales gracias por compartir esos recuerdos!!!
Maria Isabel de nada igual a ti por generar estos espacios e investigar en educación. Es una ciencia maravillosa, y recuerda siempre que el tiempo es distinto para todos, esa es la mejor inclusión.

Martin Carretero Jugar al voleibol en el recreo !!!!

Adriana Rodriguez Me encantaba ayudar en la biblioteca y ordenar los mapas de la mapoteca. Era divertido!!!!!!

Mónica P. Bos Jugar a la payana, al elàstico, saltar la soga y a policías y ladrones. Recreos maravillosos!

Silvana Turchenici Ir todos los años de excursión a jugar a la Facultad de bioquimica, donde mi mamá era decanaaa. Tubos de ensayo,calentadores, colorantes,jaja

Silvana Turchenici Lectura, dictados, y leer con el libro al revés

Estefania Varga Irme!

Susana Isabel Alfonsin Dibujar, pintar, cantar, charlar, jugar, leer

Andre Y Araceli Las horas de actividades prácticas donde aprender a bordar, tejer, coser, y ahora se lo enseño a mi hija de 8 años …inolvidable esas horas y la manera de enseñar de la seño, te atrapaba…seño Cloty.

Uma Vne Jugar en el recreo

Adela Luna Me encantan tus preguntas!!
Mara Prieto confieso que también amo y espero la pregunta del mes
Claudia Rosales GRACIAS!!!!! A mí me encantan las respuestas y los recuerdos escolares!!!!
Adela Luna de paso, prevención de Alzheimer ya que hurgamos en nuestra mente para encontrar recuerdos.

 

Foto: Diario Infobae

La Psicomotricidad en la Escuela

La Psicomotricidad en la Escuela

“Cualquier tipo de conocimiento construido tiene una

estrecha relación con la inteligencia y la afectividad,

estas últimas dependen íntimamente de la vivencia corporal y motriz”

Bernard Aucouturier

 

“¿Por qué la hora de Matemática dura una hora y la hora de “Psico” dura 2 minutos?”

“Acá si de verdad podemos cantar “Libre Soy”. Esto es Libertad”

Estas son algunas de las frases que escuchamos los psicomotricistas que tenemos el privilegio de hacer Psicomotricidad en la escuela.

 

La sala de Psicomotricidad en la escuela es un regalo para todos los que formamos parte de la comunidad educativa. Sobre todo para los nenes, que rescatan al cuerpo y al juego dentro de un ámbito que habilita poco el movimiento infantil.

El movimiento es inherente a lo infantil y nos pide a nosotros, los adultos, que también nos “movamos” de ciertos lugares que ya no cobijan ni escuchan a los niños de hoy.

Pensar lo infantil hoy, nos convoca a pensar en cuerpo, tiempo y espacio, investidos de vivencias, de relaciones y de encuentros. También de desencuentros…

Es un tiempo y un espacio que permite al niño y la niña decir-se, contar-se y jugar-se para transformar-se e ir construyendo su subjetividad y su identidad con otros y entre otros.

Movimiento y juego. Es  necesidad y  derecho de la Infancia.

Desde la construcción teórica esto es un escenario que permitiría una escucha y una mirada atenta al despliegue de lo infantil.

Hace 20 años que hago P.P.A. (Práctica Psicomotriz Aucouturier) y lo digo con la mas firme certeza de que lo que sucede en la “Sala de Psico” se traslada y se expande x todos los rincones de la escuela.

La Psicomotricidad no es una técnica, es una manera de mirar, escuchar y acompañar al niño, con absoluto respeto por sus tiempos y construcciones individuales del desarrollo.

Una institución educativa que ofrece esta posibilidad, es una escuela resiliente que mira y respeta la infancia, que favorece el decir, la escucha y que transforma.

“Desde acá arriba veo un mundo diferente y veo que en la sala de Psico pasan muchas cosas. Pero muchas cosas, no es cualquier cosa” dijo con “sabiduría” Mateo de 5 años desde arriba del espaldar. (Espaldar: escalera que va a la pared en los gimnasios).

De eso se trata ser psicomotricista. Jugamos, proponemos, provocamos, habilitamos en un dispositivo espacial -temporal determinado y acompañamos lo que ahí acontece. El material está pensado para favorecer la construcción subjetiva y simbólica que responde al desarrollo. Los psicomotricistas tenemos un marco teórico que nos sostiene y nos permite leer el movimiento y el juego del niño favoreciendo su itinerario de maduración que hace un recorrido que va del “Placer de actuar, al placer de pensar, del Acto al Pensamiento” (Wallon).

La .P.P.A. propone un tiempo y espacio para el juego espontáneo en el que el niño se dice, se escucha, resignifica sus vivencias y se transforma. No es terapia pero en definitiva, resulta terapéutico.

“La Psicomotricidad es mágica porque acá tengo muchos poderes. Podés ser lo que quieras.” Dijo Benja tirando rayos congeladores.

Yo quiero tener un bebé- dijo Facu.

-No podés. Sos varón- respondió lógicamente Paula. El la miró, levantó su hombro y dijo: – ¿Por qué? si esto es juego! – Y así me convertí en la partera del bebe de Facu.

Jugar es subvertir, es hacer posible lo imposible. Es la omnipotencia de la que hablaba Winnicott. Ésta aparece, se impone,  domina miedos, sombras, vivencias traumáticas y las transforma. Podemos destruir, congelar, atrapar y hacer desaparecer a lobos, brujas, ogros y monstruos. Podemos ser médicos, arquitectos, bomberos, policías, ladrones y todo lo que el deseo pida. Hay nacimientos, casamientos. Es la sala donde todo es posible.

Se construyen vínculos, se producen encuentros y desencuentros que favorecen la construcción de un Yo más seguro y autónomo. El niño se va descentrando de sus propias emociones, se pone en el lugar del otro y así, queda más disponible para que el aprendizaje suceda.

Es un espacio de placer. Y el placer abre. Abre a la comunicación, a la creación y a la construcción subjetiva y a los encuentros.

La Psicomotricidad en la escuela le otorga un lugar de privilegio al cuerpo del niño y la niña, y al movimiento como expresión del psiquismo. Transforma en un “hacer significativo” aquello que pareciera no tener sentido.  Es necesario pensar a lo corporal, como un lenguaje que integra las áreas motriz cognitiva y afectiva donde a través de su cuerpo el Ser desarrolla su personalidad y su estilo peculiar de relacionarse con los otros y con el mundo que lo rodea.

El cuerpo no miente.

Los nenes saben que la “Sala de Psico” es un lugar seguro donde encontrarse. Con ellos y con otros. Y con todas sus posibilidades.

“Chicos!! ¿qué tal si dejamos todo esto así y la próxima vez seguimos construyendo nuestros sueños?” dijo Juan apilando bloques.

Así, la escuela se transforma en un lugar de escucha, de placer, de encuentro, de exploración, donde poder Hacer.  Un Hacer transformador, que a partir de las producciones corporales dadas en un aquí y ahora,  modifica sustancialmente el vínculo que establece con esos otros, a la vez que se modifica él mismo, en permanente aprendizaje.

 

Y así vamos transitando y habitando la escuela, la infancia, los encuentros y construyendo subjetividades posibles y poderosas. Todos pueden aprender. Todos aprendemos …

María Delia D’Anna

Profesora para enseñar primaria

Profesora en preescolar
Lic. en Psicomotricidad
Especialista en atención temprana del desarrollo
Diplomada en pedagogía
Con experiencia en diferentes ámbitos y niveles de la educación

 

Igualdad de género, medio ambiente y educación, las prioridades del voto joven

Cuando nos preguntamos qué pasa que las cosas no mejoran, hay muchas interpretaciones posibles. Pero no hay duda de que una de ellas es que l@s jóvenes no son escuchad@s, ni reconocid@s socialmente como deberían. Y si hablamos de política pública para jóvenes, encontramos que son las menos. Y casi inexistentes los programas para jóvenes en situación de vulnerabilidad que les permitan creer en ell@s mism@s y en tener un proyecto personal. Pero ell@s también deberian marcar agenda, siempre, porque son los que pueden tener respuestas a las problemáticas que l@s adult@s hoy no podemos resolver.

Según las cifras de la Cámara Nacional Electoral, 972.000 jóvenes estaban habilitados para votar el domingo pasado, representando el 2,8% del padrón electoral. Reproducimos abajo parte de una nota que publicó al respecto el diario La Nación  el mismo día de los comicios.

Por: Alejandro Horvat

«No me representan» es la frase que más se repite. Los jóvenes de 16 y 17 años que hoy votan por primera vez, en su gran mayoría, dicen no encontrar un partido político que les resulte creíble o que impulse la agenda que ellos consideran prioritaria: es decir, una vinculada a la educación, el medio ambiente y la igualdad de género. «Si nosotros somos el futuro, deberían escucharnos más. Los políticos deberían estar atentos a las cuestiones que nos preocupan, como la educación y el medio ambiente», dijo Candela Sapoznik de 17 años.

 Según los testimonios que recopiló el diario LA NACION, entienden que es necesario enderezar la economía, pero ponderan las cuestiones sociales en el orden de prioridades.

«Siento que voy a votar al menos malo. Del partido que más me atrae siento que me interesa la agenda social que presentan y el modelo económico que proponen me parece más justo y equitativo. La salud, la seguridad, la educación, el ambiente, son todos temas críticos. Yo, por ejemplo, trato de generar la menor cantidad de residuos posible. De hecho, no como golosinas u otras cosas para no tirar el envoltorio al tacho. Esto es parte de un desafío que propuso un instagrammer que lo llamó Cero Waste», dijo Sapoznik.

Julián Marquis, de 17 años, dice que ya tiene decidido su voto. «En la última semana, donde uno más siente que tiene que tomar una decisión, hablé con chicos del colegio y luego de pensar bastante descarté la posibilidad de votar en blanco, pero tampoco me representa ningún candidato, ni ninguna postura como para decir que me siento identificado», explicó.
Según las cifras de la Cámara Nacional Electoral, 972.000 jóvenes están habilitados para votar hoy en las PASO. Representan el 2,8% del padrón electoral. Según los testimonios que recopiló LA NACION, entienden que es necesario enderezar la economía pero ponderan las cuestiones sociales en el orden d
Foto: Mauro V. Rizzi

«Hoy en día el estado de la economía nos afecta a todos en la Argentina, pero también hay que evaluar qué vamos a hacer con la educación, con la igualdad de género, con el medio ambiente, que esto último tal vez no es algo que esté en el centro del debate. Creo que tiene que tener más protagonismo, al igual que la educación. La verdad que, en general, hubo pocas propuestas. Los candidatos sobre todo se enfocan en decir que no se parecen a sus contrincantes en vez de enfocarse en proponer», agregó Marquis.

Uno de los temas que consideran centrales es la lucha de las mujeres por la ampliación de sus derechos. El feminismo y el debate por la legalización del aborto fue el eje de campaña de algunos candidatos que se mostraban a favor o en contra, y utilizaron esta temática para captar votos. Sobre esta cuestión, los jóvenes consultados por LA NACION creen que, si bien un partido político no debe adueñarse de los reclamos que le pertenecen a la sociedad en general, prefieren que la agenda vinculada al debate sobre cuestiones de género esté presente en la campaña, aunque descreen que muchos partidos estén realmente comprometidos con esas temáticas.

«No está bueno que se banalice el feminismo y se use para sacar votos. Pero por otro lado, está bueno que el tema esté presente, más allá de las intenciones reales de cada candidato. Prefiero que impulsen ideas feministas, aunque sea por interés propio, a que no lo hagan y no tengan presente esta lucha», afirmó Martina Ebram, de 17 años.

El feminismo e igualdad de género, uno de los temas centrales para los jóvenes
Foto: Florencia Daniel

«Todo es política. Es muy difícil desligar estos temas de la política, pero no me gusta cuando los partidos usan estas banderas sin estar de verdad comprometidos. Aunque sí está bueno que los partidos políticos tomen posturas y hablen de si están a favor o en contra del aborto, por ejemplo», entiende Paula Wischnevsky, de 17 años.

Cuando se les consultó cómo suelen informarse, en todos los casos la primera respuesta fue que a través de las redes sociales. Estas son, muchas veces, la puerta de entrada para llegar a los medios masivos de comunicación o hacia portales web de menor alcance. También aprovechan las redes para intercambiar opiniones.

«Me informo por las redes, por la gente que conozco, busco las propuestas de los partidos. También leo diarios, pero muy poco sobre política. Cuando los leo, las noticias que me interesan suelen estar más relacionadas a cuestiones sociales», cuenta Ebram.

«Me informo mucho a través de redes porque siento que ahí podes ver qué opina la gente sobre ciertos temas. En la escuela también tengo la oportunidad de informarme y conocer propuestas. También leo medios grandes y después uno ve que hace con esa información», dice Marquis.

De este modo, muchos de esos miles de jóvenes de 16 y 17 años que irán hoy a votar elegirán entre candidatos que, para ellos, están lejos de encarnar una figura que los atrape y los motive a creer en el sistema político tradicional.

Pajarito remendado

 

Por Karina Echevarría

A partir de 5 años.

Autor: Gustavo Roldán
Ilustradora: María Wernicke
Editorial: Edelvives
Año: 2011
ISBN: 978-987-642-114-0
Cant. de páginas: 40

Pajarito Remendado no tiene problemas con el nombre que le puso la Urraca una tarde con ganas de pelear. Él disfruta ensayando su canto con los demás pájaros en el árbol, hasta que aparece el aguilucho…

Un delicioso cuento con sabor a fábula, de la mano de dos grandes de la palabra y la ilustración.
Para los más chiquitos.

Cuando creer que la educación inclusiva es posible

 

Ana, una niña de 9 años, llegó a consulta para una revisión en el área de la lectura y la escritura, porque según decía su mamá: le va terrible en lengua. Como primera medida decidimos conocernos Ana y yo. Luego de algunas pruebas y exámenes, llegamos a la conclusión de que Ana, tiene dislexia (no es disléxica, tiene dislexia, ya que su dislexia no la define como persona).

Finalmente, decido comunicárselo a los papás, los cité a ambos.  Con la mamá ya habíamos hablado, pero cuando su papá asiste, da cuenta de que su hija, estaba pasando por todo aquello que él mismo había vivido en su etapa escolar. Tal era así, que no logró culminar la escuela secundaria y decidió trabajar por su cuenta. En aquel momento, les expliqué de qué se trataba, de qué manera comenzaríamos a transitar la escuela y que debíamos diseñar una terapia compensatoria para que Ana pudiera mejorar su rendimiento académico y disfrutar más la escolaridad, pues Ana era una niña brillante. ¡¡¡Así lo hicimos!!!

La escuela acompañó cada instante de Ana, cuando escribía lento y no culminaba de copiar, cuando no leía fluido, cuando le llevaba más tiempo elaborar una evaluación… pudiendo ofrecer estrategias pautadas previamente para que ella no se sintiera en desventaja con respecto al resto de la clase. La escuela adoptó incluso, muchas de estas estrategias para el resto de los niños, si al fin y al cabo, todos somos diferentes!

No podemos asegurar que el camino ha sido fácil. Si! Se hace camino al andar. En aquellos tiempos no había una ley que nos respaldara  y hoy que existe, tampoco está muy difundida y  los docentes no conocen muy bien de qué se trata. Ley de DEA N 27306.

Años más tarde, di de alta a la niña pues ya no me necesitaba.

Pasaron los años y Ana me ha llamado por teléfono para pedirme un reevalúo. Pues, está estudiando en la Universidad dos carreras y necesita que se le tengan algunas consideraciones en cuanto a su escritura y a los tiempos, que tendrán asidero si ella presenta un informe actualizado.

Ana, como otros niños con DEA, es brillante. Lo más importante es que le brindemos las herramientas para que ellos puedan mostrar su luz.