¿Qué te parece que logró la educación en 2020?

El año pasado fue de novela. Hubo sensaciones de todas las imaginables. El 2020 fue casi una montaña rusa a la que tod@s nos subimos conciente o inconcientemente, y de la que muchas veces nos quisimos bajar… La incertidumbre y el miedo fueron primero protagonistas, pero luego asomó la creatividad, la empatía, la oportunidad. Y con eso la comunidad educativa pudo empezar a rodar nuevamente. Aunque la brecha digital se hizo más evidente que nunca, al igual que el resto de las desigualdades sociales.

Aquí compartimos algunas reflexiones que tomamos de las redes sociales.

¿Qué te parece que logró la educación en 2020?

Diana: Los y las maestras sostuvimos la relación pedagógica y pudimos, junto a nuestros alumnos y sus familias, construir un entre que traspasó la distancia y la desigualdad casi mágicamente, además de construir conocimiento por todos los sitios y de todas las formas posibles.

Eugenia: Fue posible incorporar en el cotidiano algunas herramientas que estaban, pero costaba usar o incorporar en los espacios de enseñanza-aprendizaje. En pandemia, pudimos ver cuántos recursos era posible utilizar, cuánto éramos capaces de aprender y creo que son herramientas que llegaron para quedarse.

Eneko: Confirmar que es más necesaria que nunca, la educación en general.

Silvia: lo positivo fue organizar y mantener la vinculación, mediación con nuestros estudiantes desde la no presencialidad, desde lo remoto, llámese virtualidad. Seguir vinculados desde la tecnologia ,aprendiendo su uso sobre la marcha descubriendo sus potencialidades. Las debilidades: la mediació pedagógica necesita del encuentro cara a cara entre el maestro y su alumno para poder explicar en qué consiste un contenido nuevo.

Paula: En mi caso personal (nivel universitario) salvo una docente, sentí una gran falta de contención, docentes sin ganas de darnos elementos o sin elementos o sin saber cómo adaptarlos, compañerxs que escribían a las 4 o 6 am, contenidos pobres a punto de promocionar materias sin leer mucho, desinterés e incluso exigencias delirantes cuando daban clases de 30 min, te tiraban para hacer todo solxs y tardaban dsp 20 días en darte una devolución o no te corregían lo que hacías. Por otro lado, cuando era insoportable. apagaba todo y oía la clase otro día. También sentí invasión a la privacidad porque querían imponerme tener cámara todo el tiempo prendida a lo cual me opuse rotundamente. Sólo la comodidad de no ir a Avellaneda 4 veces a la semana. Salvo una profe re grosa que siempre nos apoyó y se la pasó enseñándonos justamente semiología. A ella no le interesaban las fechas o tirarnos textos de 500 páginas; nos grababa hasta las explicaciones para oirlas antes y después de las clases. En una materia no tenía ni clase, nos tiraban el material y “manejense y rindan”. Difícil. a veces odioso. Sólo semiología con esa profe fue realmente enriquecedor.

Ali: La amplitud de repuestas será de una vastedad increible!!!! Personalmente creo que la resignificación de la tarea docente que sostuvo el sistema educativo, la interpelación a la genuinidad del vínculo pedagógico, las carencias generales ante la conectividad, la real visibilizacion de las desigualdades sociales, entre otras tantas situaciones, lograron situarnos en un espacio inédito y palpable como jamás antes nos sucedió.

Marta: Creo que se logró ver que la escuela es indispensable y que nada nunca podrá reemplazar a un maestro. Vincularse en la no presencialidad fue un desafío que los docentes y las familias asumieron en la más absoluta soledad. Como nunca el Estado educador estuvo totalmente ausente La distancia entre el que pudo y el que no pudo fue muy visible y tardaremos años en encauzar las trayectorias de los más desfavorecidos.

María: Nada menos que sostener una red, a las comunidades de familias y alumnxs, todo lo cual hubiera colapsado sin la institución escolar. Espero que haya logrado obtener el reconocimiento que merece, especialmente en lo salarial. En ese punto, nada cambió.

Pato: Mirarse y verse aunque duela mucho y se guste poco… notificarse.

Lau: Que si no fuera por la pandemia, muchas familias y docentes no hubieran incorporado herramientas tecnológicas. Que las escuelas en su territorio tienen mucha importancia en relación a la llegada del Estado, no sólo como agentes culturales sino como posta alimentarias, de salud, contención de todo tipo y frente a la desidia que producen los medios de comunicación. Que las escuelas se hacen con los docentes entramados con la comunidad de padres y alumnos. Por eso pudieron dar respuesta y apoyar a las familias en momentos difíciles. Y aprendimos y enseñamos mucho respecto de la solidaridad y del cuidado de los propios y de los otros. Un detalle no menor para la construcción de la ciudadanía.

Alejandra: Descubrir fortalezas que no sabíamos que teníamos. Desarrollar en tiempo récord habilidades que no teníamos. Todes fuimos Bill Gates y Steve Jobs por un tiempo!!!

María Eugenia: La educación para este año hay que volverla a rehacer. Nuestro país no estuvo preparado para dar clases de esta forma y vamos a tener que trabajar más en equipo para ayudarnos más. Yo diría: comenzar de cero este tipo de actividades virtuales. Sobre todo para aumentar la presencia de alumnos/as.