Voy caminando por calle justo a “esa hora”. Esa hora en que los chicos y las chicas de jardín van a su escuela. Son los primeros días de clase.

Algunas de las bellas imágenes que aparecen:

Mamás con chicos a upa medio dormidos.

Chicos con cartelitos con el nombre sobre el pecho.

Brazos extendidos, papás y mamás tironeando de las manos de los hijos.

Chicos con diferentes delantales, con uniformes distintos. Todos planchaditos y limpitos, cosas de los primeros días.

Cajas forradas, tal como las pidió la maestra, bolsas de jardín con nombre.

Caras de mucho sueño, ojos entrecerrados.

Chicos en carritos de bebés con sus chupetes.

Pelos atados, colitas, trencitas. Gomitas, moños y cintas de colores. Peinados con gel, gomina.

El desayuno en la mano: tostada, jugo, alguna galletita.

El contraste es ver a estos niños y a otros y otras, en situación de calle que no están yendo a la escuela y que, seguramente les resultará difícil poder ir.

La educación como derecho.

La enseñanza es obligatoria desde el Nivel Inicial.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.