Como una hormiga y sin hormiguero

Como una hormiga y sin hormiguero

Se suele decir que, en los colegios grandes, los alumnos son sólo un número. Que los docentes, directivos y demás no saben ni tu nombre. Bueno, puedo dar fe de eso.

Fui una hormiga sin hormiguero durante toda la primaria, por hormiga, quiero decir a que me sentí un ser diminuto en un lugar enorme y sin hormiguero al que jamás sentí en el colegio al que iba, un lugar de pertenencia. No me gustaba estar ahí, sufría mucho y sufrí muchos años después de haberme ido, incluso cuando en sueños, me encontraba en el patio de esa escuela.

Lo que puedo destacar que sucedía en la escuela como primer problema era la violencia verbal que había entre directivos y docentes y que se trasladaba a los alumnos. Los gritos de los profesores recorrían los pasillos. Recuerdo una vez que me gritó tanto pero tanto una profesora, que hasta en dos aulas más lejos que la mía se escuchó. Y en el recreo me preguntaron qué macana grande me había mandado que la profesora me gritó de esa manera. O sea, el problema había sido yo, no los gritos de ella, eso estaba normalizado, era habitual y aceptado entre todos.

El destrato era algo continúo. La palabra del alumno no tenía validez, no era escuchada y hasta era ninguneada. Incluso, a veces, la palabra de la propia familia. ¿A mí me han llegado a citar en la oficina del director y preguntarme, “¿tu mamá tiene algún problema en la cabeza?”… Aún recuerdo esa frase y no puedo creerla.

Otro problema grave que tenía la Institución era que los alumnos llegaban al mes de diciembre peligrando el año (como fue mi caso) y ni los padres ni ellos estaban enterados. No había un seguimiento académico. No había tutores ni ayuda para los alumnos que venían con notas flojas, ni siquiera un llamado de atención. Nada. Pero sí estaba el llamado de atención si el uniforme no era el que correspondía, era más importante la imagen que el contenido. No sabían tu nombre ni cómo te iba en las materias, pero sí sabían que la chomba que tenías puesta no era la del día correspondiente. Y si eso pasaba se utilizaba el destrato y la violencia verbal antes mencionada. “¿Cómo en tu casa no se dieron cuenta que con esa chomba hoy no podes venir, no se da cuenta tu mamá el día que es?”. A los gritos, te sacaban de la fila de ingreso a las 7.55 de la mañana delante de todos tus compañeros. Volvías al aula un rato después que todos ellos, humillada porque no habías respetado el uniforme, y sin nadie que te acompañe hasta el aula porque no sabían ni cómo te llamabas ni a que aula pertenecías.

Eras una hormiga, sin hormiguero. 

Guadalupe Escala

 

La mejor de la clase

Por María del Carmen Castroman

A veces las charlas con amigas disparan recuerdos que teníamos muy guardados.

Y eso me pasó con un grupo de compañeras cuando nos juntamos y dijimos una frase al pasar: “La mejor de la clase”.

Esta anécdota me hizo recordar mi escuela primaria. En esa época (hace más de 50 años), cursábamos primer grado inferior y superior. Los hice en una escuela parroquial en Parque Patricios.

En esa época, cuando llegaba fin de año y si eras “La mejor de la clase”, te colocaban bandas cruzadas en el pecho. Recuerdo que la rosa era el mejor premio de aplicación, celeste era el mejor premio de conducta y amarillo, el mejor premio de religión.

En ese primer grado inferior, con 7 años, me gané las tres.

Salí del colegio con las tres bandas cruzadas en el pecho; creo que sin entender el significado de la situación.

Mis padres siempre me decían que me portara muy bien y que hiciera todo lo que me decían en el colegio. Así que no tengo fotos que recuerden ese evento porque para ellos no significaba nada extraordinario.

Era simplemente lo que correspondía hacer.

5to año, entre Covid y burbujas

 

Bueno en cuanto al emocional, el hecho de haber concurrido tantos años en el colegio, viendo a mis compañeros y amigos todos los días y compartiendo tiempo con ellos, y luego con el tema del COVID esto se cortase fue algo duro para todos. Ya habíamos organizado todo un año lleno de lindas experiencias como el viaje de egresados, la fiesta, entre otras cosas, que hoy en día estas ilusiones cayeron y quedaron en nuestra ilusión. Fue como un baldazo de agua fría.

Por suerte en nuestro caso particular tuvimos la oportunidad de (en el primer día de colegio, en marzo) haber hecho el UPD (Ultimo Primer Día), que es el único recuerdo que nos estaríamos llevando de este año.

En cuanto a los profesores siempre se mantuvieron en contacto con nosotros y nos acompañaron y apoyaron bastante. Hubo bastante comprensión y compasión de su lado, más que nada por el hecho de que somos quinto año y se nos cierra una etapa sin habernos despedido o llevado con nosotros esas últimas experiencias que teníamos planeado vivir en esta etapa.

Mantener los vínculos en cuarentena, y la escolaridad en sí se nos hizo difícil también. Las motivaciones muchos de nosotros no las encontramos o simplemente no teníamos esas ganas de seguir conectados con el colegio de esta forma.

En mi caso particular noté que, al pasar los días, se iban conectando cada vez menos personas a las clases, lo que se hacía ver esa des motivación por parte de la mayoría.

En cuanto a los vínculos sociales muchos se perdieron al no vernos todos los días como solíamos hacer antes (en el colegio), pero tratamos de seguir conectados por las redes sociales y de vez en cuando salimos al aire libre para pasar un rato todos juntos.

En conclusión, creo que los jóvenes somos un grupo social los cuales peor la estamos pasando a nivel social y no se está teniendo mucho en cuenta eso. Las salidas constantes los fines de semana, las charlas en el colegio con nuestros amigos, las fiestas de egresados, los actos, etc, fueron quedando únicamente como recuerdos o como algo muy lejano. Y el colegio, era eso que ayudaba que la mayoría de estas cosas nombradas, se cumplan, más que nada por la unión de los vínculos ya que era algo habitual para nosotros/as.

Y un día volvimos…

La experiencia fue rara por el hecho que volvimos de a grupos de a 9 personas y pude ver a pocos de mis compañeros. También el colegio estaba muy vacío. Pero, para mí en particular fue lindo el hecho de volver a pisar el colegio, el cual concurrí durante muchos años y pensé que no iba a volver más. Cumplieron mucho todos los protocolos, por lo que nos sentimos seguros. Realizamos algunos juegos y hablamos un poco de todo el año y de nuestro futuro con respecto a la facultad.

En sí nos dividieron en 3 “burbujas” de a nueve personas y nos toca a todos horarios y días distintos para no cruzarnos y mantener esa distancia.

Pero bueno lo disfruté bastante porque le pude dar uso a la camisa y buzo de egresados y a su vez me reencontré con algunas compañeras y ver el colegio mínimamente por última vez en este último tiempo que nos queda de clase.

SÉPTIMO GRADO EN EL 2020

Hola soy Suyay  Ciarmiello tengo 12 años y voy  a séptimo grado de la escuela San José de Calasanz y hoy le voy a estar contando cómo vivimos esta forma de estudio bastante diferente a lo que estamos acostumbrados. Igualmente, no hablo solamente por mí sino por todos los chicos del país que estamos en la misma situación.

Cuando empezó la cuarentena creo que la mayoría pensaba que iban a hacer unas vacaciones y nos lo tomamos así nomás, ya cuando se cumplió un mes de cuarentena me di cuenta de que no iba a ver a mis compañeros y que no tendría clases presenciales.

Empezamos a tener clases vía zoom y esto hacía que todos dependieran del internet lo cual a muchos nos costaba por la cuestión económica.

Otros de los problemas es que como los horarios no son fijos y tenemos el sueño cambiado nos cuesta entregar las tareas a tiempo.

También estamos haciendo el curso de ingreso para la secundaria y nos cuesta estar al día con ambas responsabilidades.

Más allá de eso los docentes, padres, compañeros y compañeras estamos más comunicados por diferentes motivos ya sea el viaje de egresados, camperas, tareas de diferentes áreas.

Y la juntada en el parque, con todas las medidas de precauciones para pintar nuestros guardapolvos ya que es el único recuerdo que vamos a tener de nuestro último año en la primaria.

Esperamos con ansias el volver a la escuela porque la extrañamos.

Y al covid le ganamos entre todos.

VIVÍA SIEMPRE CONTENTO

“Fer era mi amigo”, dice Camila, compañera de escuela de Fernando Báez Sosa.

Fernando fue asesinado por un grupo de adolescentes de Zárate; asesinado a golpes.

Dice Camila:
“Era la persona más buena y graciosa que conocí. Siempre me molestaba para hacerme reír y lo lograba. Tenía una risa muy particular, que contagiaba”.

La voz de los compañeros se ahoga en lágrimas, en recuerdos, mucha tristeza, demasiada impotencia:
“Siempre estaba pendiente del resto. Se notaba el esfuerzo que le ponía a todo y lo que quería conseguir todo lo que se proponía”.

Injusticia, desolación. Así están los compañeros y las compañeras.
“Vivía siempre contento, siempre con los amigos”.

¿Cómo transitan semejante dolor?
“Todos los días siguientes a lo ocurrido fue muy fuerte para todos lo que lo queríamos.
Nos juntamos a hablar sobre él, a recordarlo con lágrimas y risas con los recuerdos que cada uno/a tenía de él. Era muy importante para todos, tenía muchísimos amigos”.

La voz de Camila concluye. Así se muestran los jóvenes, con todo su dolor y con toda la convicción para que se haga justicia:
“Nos apoyamos entre nosotros, estando más juntos que nunca y peleando por que se haga justicia. No se merecía lo que le hicieron. Lo vamos a extrañar siempre”.

LA ESCUELA SEGÚN SOFI

Sofi tiene 7 años en el momento de la entrevista, está en segundo grado.

¿Qué es lo que más te gusta de la escuela?

Me gustan las materias: Matemática y Lenguaje. Educación Física, plástica, tecnología. Si tengo que elegir una cosa, elijo Educación Física, Música. Me gusta natación.

Lo que más me gusta es el recreo, la comida.

 

¿A qué jugás en los recreos?

Al Dominó de Mario Bross, fútbol, metegol. Casi nunca a las muñecas. A veces miramos como juegan otros, paseo por todo el recreo.

 

¿Leen cuentos? ¿Cuál recordás?

La señora de la biblioteca nos lee cuentos. Hoy nos leyó un cuento. Me acuerdo de El club de los perfectos, Las velas malditas.

 

¿Qué más te gustaría decir sobre la escuela?

Que estoy un poco cansada, que hoy tuve prueba y me saqué un 7.

Los chicos de la escuela N°2 de Villa Pueyrredón salieron a hacer campaña contra el maltrato infantil

La mañana del jueves 31 de octubre pasé por la plaza de Helguera y Pareja, en el barrio porteño de Villa Pueyrredón, y me encontré con varios grupos de alumn@s y sus maestras caminando con folletos en la mano. Están en 5° grado y van a la Escuela N°2, DE 16, Mientras iban caminando por la plaza, iban repartiendo el folleto que ell@s mismos hicieron después de trabajar la temática en el aula de la  como parte de la currícula que incluya la Educación Sexual Integral (ESI). Cada uno había hecho su propia producción. Me encantó la propuesta! Una excelente manera de vivir la promoción de Derechos. La teoría y la práctica. Felicitaciones!

Luciana Malamud

¿Que era lo que más te gustaba hacer en la escuela?

Cada escuela es un mundo. Y cada persona vive su paso por la escuela de manera especial. Sin embargo, hay cosas que se repiten para much@s, como descubrimos en los recuerdos de quienes fueron alumn@s hace ya muchos años. Las épocas cambian y también los juegos, las prohibiciones y libertades, lo que “se debe” y lo que se “espera”. La manera de enseñar puede cambiar o no, pero está claro que si l@s docentes entusiasman a los chic@s, esa materia o taller quedará en el recuerdo para siempre y dejará huella en nuestra vida adulta de manera positiva.

A partir de la Pregunta del Mes que hace Claudia Rosales en su página, decidimos armar una nota sobre La Voz de l@s Pibes que fueron estudiantes. La pregunta de agosto es: ¿QUÉ ERA LO QUE MÁS TE GUSTABA HACER EN LA ESCUELA? Por supuesto ganó el recreo, y los juegos que se usaban antes, pero también otras cosas que nos sorprendieron y que nos parece interesante recuperar. Lo que sigue es la conversación que se generó.

Susana Isabel Alfonsin En clase dibujar. En el recreo correr. Ambas cosas PROHIBIDAS!!!!
Claudia Rosales Cuántas cosas prohibidas en la escuela, ¿no?
Susana Isabel Alfonsin Todo lo que nos gustaba, hasta reír, estaba prohibido

Uma Vne El recreo

Silvita Ber No me gustaba faltar a clases, salvo los dias de lluvia. En los festejos,
cantar

Charls Mary Jugar…
Claudia Rosales a qué?
Charls Mary iba a colegio estatal mixto, o sea a algo con niñas y niños-

Maria Giron Dibujar no estaba prohibido! Y en mi época en los recreos sí se podía correr. Ahora no se deja correr por seguridad, y porque los padres, si se caen en la escuela, generalmente hacen un escándalo. A mí lo que me gustaba era no faltar.

Desde Adentro En la primaria el recreo con mi amiga Maricel

Adela Luna Jugar!! Y ayudar a la cocinera a juntar y lavar las tazas porque conseguía otra porción de mazamorra!! Era generalmente nuestro desayuno escolar, y cuando era leche con zucoa, una galleta grande en la que adentro colocaban una porción de dulce de membrillo

Alejandra Villalba Hablar hasta por los codos!!!
Claudia Rosales genial!!!! y en el aula te dejaban hablar?
Alejandra Villalba no siempre. Dependía si la maestra tenía una visión más flexible de la disciplina. Tuve excelentes docentes a excepción de la de 2do grado. Muy estricta e injusta

Victor Sanchez Taller. En primaria carpintería, y en la secundaria ya tenía varios módulos más. Que le voy a hacer, disfruto manejar herramientas.

Mónica Viviana Martínez Los campeonatos de payana. Todos y todas jugábamos, la única manera de tenernos sentados jajajajaj. La hora de gimnasia!!!! Mortal!!

Nora Hilb Dibujo

Maria Fernanda Garcia Riobo Todo!! Amaba ir a la escuela primaria!! Era mi segunda casa!!

Maria NC Trabajar…cuando estaba dentro del sistema.

Angelina Oyarzun Música, plástica y actividades prácticas. Lo demás, nada nada.

Maria Adela Alaniz Jugar a la mancha, al elástico y al poliladron.

Pat Quiros No falté jamás…me gustaba el reencuentro cotidiano con mis compañeras / os…algunos profes que hacían motivadoras las clases…cuando en los actos SIEMPRE me convocaban para actuar o cantar

Angeles Rivas IR A LA BIBLIOTECA Y LEERRR

Virginia Blaistein … Ir a buscar mapas a la Sala de Mapas, las excursiones, las fiestas patrias, el recreo, limpiar el pupitre con limón y gillette, calcar con simulcop.

Krist Bellota Jugar, y hablar hasta por los codos. Mi maestra de 7° me dedicó una foto que nos sacaron juntas: “a mi pequeña charlatana, con mucho cariño”.

Gabriela Hillar Ir a la biblioteca y tomar la merienda de mate cocido y galletitas de agua.

Mati Metola Los días de lluvia. Nos juntaban con todos los que concurrían que éramos pocos, y ZULEMA, la portera, hacía tortafrita y nos convidaban a todos como premio.

Mara Prieto Calcar con simulcop, hacer mapas con tinta china, ir al laboratorio a buscar el esqueleto… (y vestirlo, como travesura, ya en la secundaria ), las charlas cómplices con mis compañeras y amigas, jugar al tutti fruti, la hora de dibujo, las clases de matemática en la secundaria… amaba a las profesoras… me encantaba superarme cada día un poco más en la materia.

Graciela Roca La hora de música y lengua Me encanta ba Siempre me convocaban para cantar y actuar!!!

Maria Isabel Uy….subir el cerro y buscar arañas sentir el aroma de las madre selvas.Deporte , danza y dibujo y tb era de la Cruz roja. Compartir con mis compañeras.
Claudia Rosales qué lindo!!! Dónde era eso??
Maria Isabel Concepción el sur de Chile. Escuela España D 559 en esos años. Todos los lugares son bellos si vemos las maravillas de la naturaleza. Ahora enamorada del norte Tocopilla. Trabajo en una escuela especial con discapacidad múltiple y tengo un hijo que nació con discapacidad múltiple y me ha enseñado en estos años a recordar el disfrutar de las cosas que la rapida vida que vivimos nos hace olvidar a menudo.
Claudia Rosales gracias por compartir esos recuerdos!!!
Maria Isabel de nada igual a ti por generar estos espacios e investigar en educación. Es una ciencia maravillosa, y recuerda siempre que el tiempo es distinto para todos, esa es la mejor inclusión.

Martin Carretero Jugar al voleibol en el recreo !!!!

Adriana Rodriguez Me encantaba ayudar en la biblioteca y ordenar los mapas de la mapoteca. Era divertido!!!!!!

Mónica P. Bos Jugar a la payana, al elàstico, saltar la soga y a policías y ladrones. Recreos maravillosos!

Silvana Turchenici Ir todos los años de excursión a jugar a la Facultad de bioquimica, donde mi mamá era decanaaa. Tubos de ensayo,calentadores, colorantes,jaja

Silvana Turchenici Lectura, dictados, y leer con el libro al revés

Estefania Varga Irme!

Susana Isabel Alfonsin Dibujar, pintar, cantar, charlar, jugar, leer

Andre Y Araceli Las horas de actividades prácticas donde aprender a bordar, tejer, coser, y ahora se lo enseño a mi hija de 8 años …inolvidable esas horas y la manera de enseñar de la seño, te atrapaba…seño Cloty.

Uma Vne Jugar en el recreo

Adela Luna Me encantan tus preguntas!!
Mara Prieto confieso que también amo y espero la pregunta del mes
Claudia Rosales GRACIAS!!!!! A mí me encantan las respuestas y los recuerdos escolares!!!!
Adela Luna de paso, prevención de Alzheimer ya que hurgamos en nuestra mente para encontrar recuerdos.

 

Foto: Diario Infobae

Teatro comunitario, gran forma de expresar y denunciar

Tenían una esquina muy peligrosa en el barrio y se movilizaron…..hasta que lograron que se ponga un semáforo!!!!!

Teatro, Música y Plástica

Proyecto Teatro, música y plástica para niñxs de 7 a 10 años. Maravilla de espectáculo y video clip que llamaron "Los Vengadores de lo injusto" se mandaron! Estxs niñxs son requete Pompapetriyasos!Abiertas las inscripciones para estos proyectos!Se los van a perder? Es ahora!!!

Posted by Pompapetriyasos Teatro Comunitario on Thursday, February 28, 2019

Entrevistas a secundaria

 

A continuación les dejo un trabajo que hicimos en el marco de la materia Sistema y Política Educativa, 4to año, Profesorado de Matemática

Alumna: Sol Bernis (Se publica con su autorización)

Entrevistas a alumnos
CONCLUSIONES

Rodeá lo que corresponda: gestión estatal/ gestión privada
En el caso de mis encuestas fueron todas realizadas a alumnos que pertenecen a institutos de gestión privada o parroquial.

¿Qué entienden por educación?
En este interrogante los adolescentes han hecho hincapié en un concepto de educación como sinónimo de “capacidad para decidir por sí mismo”, esto me pareció muy interesante ya que para ellos estar educados viene de la mano con ser libres e independientes, yo coincido con ellos.
También se mencionó la transmisión de contenidos (aunque fue lo menos) y la transmisión de valores.

¿Qué cambiarían de la escuela? ¿Y qué mantendrían?
El común denominador en este caso fue el pedido de que las materias tengan mayor relación entre sí. Creo que es un pedido interesante, pero (y esto lo pienso como docente) muchas veces es difícil encontrar relaciones válidas y el tiempo para crear proyectos que las muestren, es por eso que en ocasiones es preferible no establecer relaciones antes que establecer relaciones “tiradas de los pelos”.
Otra cosa que piden los alumnos es que no todo se base en una nota numérica y en aprender de memoria. Esto también es real, y muchas veces se los expone a momentos de tensión innecesarios.
Con respecto a que mantener hablaron de los buenos profesores y de las materias bien dadas, de manera dinámica. El chico realmente valora cuando un docente prepara su clase con dedicación, aunque parezca que a veces ignoran nuestro trabajo yo creo que no es así, ellos están atentos y saben quien lo hace con pasión y dedicación.

¿Qué temas, que no se dicten, les interesaría aprender?
En este caso la respuesta fue una (y me sorprendió y alegró muchísimo que TODOS lo hayan propuesto): educación sexual integral. Esta contestación es un claro reflejo del momento social de cambio que estamos viviendo, los adolescentes están empapados de ciertas cuestiones y entienden que el acceso a la información correcta los lleva a esa anhelada libertad que buscan cuando escuchan la palabra “educación”.

¿Dónde ven política hoy en día? ¿Qué piensan de ella?
Sostienen que la política está en todos lados pero de especial manera en redes sociales (que es donde ellos la ven), algunos mencionaron la TV. Con respecto a su pensamiento sobre esta comentaron que es necesario saber para comprender, que no hablan de lo que no conocen o no les interesa, y que no pueden creer en los políticos. Incluso (fuera de la entrevista) una adolescente me comentó que la política está “contaminada” de gente falsa, y creo que eso es lo que sucede en el pensamiento de muchos adolescentes, están descreídos de la política en general.

¿Piensan que se debería modificar la forma de enseñar?
Aquí respondieron que sí con seguridad, y también propusieron modificaciones: menos memoria más pensamiento, menos “actividades largas solo para llenar tiempo que, encima, cuando las corrigen no las leen” (esta respuesta me pareció tan maravillosa como real y me remontó a una anécdota de mi secundario: una amiga mía, con previa sospecha de la que profesora de cívica no leía nuestros extensos trabajos que nos ocupaban todo el fin de semana, realizó uno de 10 hojas con diferentes “adahskjd” escondidos entre las oraciones, la profesora jamás lo notó), docentes más capacitados y enseñanza con más relación con la realidad.

¿Creen que los chicos que estudian en una escuela privada tienen más oportunidades que los que estudian en una escuela pública?
De esta pregunta surgieron respuestas de todo tipo, una alumna admitió que sinceramente no sabía, otros sostuvieron que no (los menos), y la gran mayoría sostuvo que sí por dos motivos: la infraestructura edilicia y la adhesión de docentes a los paros.

Conclusión general:
Me pareció un trabajo muy interesante de hacer ya que siempre es bueno escuchar a los adolescentes que son el más cercano futuro. Aprendo constantemente de ellos y espero estar siempre a la altura de lo que necesitan.
Con este trabajo confirmé lo que ya sospechaba, los alumnos nos observan, nos tienen en cuenta y nos conocen más de lo que pensamos, ellos valoran lo que hacemos y forman sus pensamientos también en base a nuestros actos y palabras. Es fundamental que nos hagamos cargo de nuestra tarea y eduquemos con amor y libertad, siempre.