¿Cuál será el eje de la política educativa después de las elecciones?

Pasaron las dos instancias del debate por las elecciones presidenciales del próximo 27 de octubre y pudimos escuchar las propuestas generales de cada candidato en cuanto a la política educativa. Todos expresaron que la Educación es una de las bases para salir de la pobreza, pero dejaron en claro sus diferencias de enfoque.

“Le voy a prestar mucha atención a la educación porque creo que ahí está el futuro. Igual que a la ciencia y a la tecnología. Vamos a trabajar para que todos nos eduquemos”, dijo Alberto Fernández (Frente de Tod@s) durante el debate del 13 de octubre pasado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

Su propuesta, según explica en la plataforma de campaña, se basa en “revertir el deterioro presupuestario de la inversión educativa y sus niveles escandalosos de sub-ejecución, especialmente en el desarrollo de infraestructura educativa en todos los niveles”, y fortalecer los consejos consultivos con representación académica, gremial y política previstos en la Ley de Educación Nacional. Deja clara también su postura más global: las políticas educativas deben articularse intersectorialmente con el conjunto de las políticas públicas.

Con relación a la educación obligatoria, asegura que ordenarán todas las políticas en torno a dos propósitos fundamentales: la universalización de todos los niveles obligatorios, “ampliados gracias a leyes nacionales todavía incumplidas”, y el mejoramiento de la calidad educativa para todos los actores de proceso. También exigirá fortalecer la coordinación de políticas educativas nacionales, “que se han visto seriamente debilitadas en los últimos años”, como el Instituto Nacional de Formación Docente (INFoD), el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET), el Consejo de Universidades y el propio Consejo Federal de Educación.

El primer debate presidencial será el 13 de octubre y el segundo una semana después.

Foto: Página 12

Por su parte, el presidente Mauricio Macri, y candidato de Juntos por el Cambio, volvió a poner énfasis en la tecnología como eje del desarrollo educativo. “Estamos frente a la mayor revolución tecnológica y científica de la historia. Esto tiene fuerte impacto en la educación. Ya no alcanza con leer y escribir. Necesitamos robótica, programación, trabajo en equipo, idioma”, remarcó. Y agregó: “Pusimos robótica y programación desde jardín de infantes. Les damos las herramientas para acceder a los trabajos del futuro. Queremos llevar inglés desde jardín de infantes, a distancia, y para eso necesitamos internet en todas las escuelas”.

Su propuesta incluye, como segundo eje, ofrecer inglés desde jardín de infantes a todos l@s alumn@s de escuelas estatales del país, con sistemas de videoconferencias en las que participarán docentes con conocimientos avanzados en el idioma, además de la asistencia presencial del docente del aula.

En el debate puso, además, énfasis en la importancia de las pruebas Aprender para tener una base de dónde comenzar a generar cambios para “revertir la situación” de bajo aprendizaje de l@s niñ@s.

Roberto Lavagna (Consenso Federal) coincide con Fernández en cuanto a la importancia de jerarquizar la profesión docente, la educación inicial, y la universalización de la enseñanza primaria. Propone, además, la generalización del doble turno escolar, la concreción de la obligatoriedad de la escuela secundaria, y la articulación de las universidades con los institutos de enseñanza con el mundo productivo, “teniendo en cuenta las distintas realidades regionales”. Coincide también con Fernández en otorgarle un “rol decisivo a las organizaciones sindicales como nuevos actores del sistema educativo”.

En el debate no se explayó y apenas dijo: “Nuestra propuesta es retomar el sistema en un esquema de cooperación con las provincias”.

Resultado de imagen para debate presidencial 2019

Nicolás del Caño (Frente de Izquierda y de los Trabajadores) propone en este sentido una educación nacional, única, estatal, pública, gratuita y laica, sin subsidios para la educación privada y sin injerencia religiosa en el ámbito académico.

Fue el más enfático durante el debate: “Más del 53% de nuestros niños y niñas son pobres en Argentina y van a la escuela muchas veces con hambre. No tienen cómo calefaccionarse. Para nosotros el Estado nacional se tiene que hacer cargo de garantizar los salarios de los trabajadores, de la infraestructura, de proveer los recursos tecnológicos. O pagamos la deuda externa o garantizamos la educación y la salud”.

José Luis Espert (Unite por la Libertad y la Dignidad) asegura que establecerá un modelo educativo exigente pero al mismo tiempo flexible dónde se proponga un aprendizaje basado en la experiencia (modelo Finlandès) con múltiples actividades extracurriculares.

Su idea es también relanzar escuelas técnicas para los chicos que no deseen continuar con estudios universitarios. Y en cuanto al nivel superior, dijo: “Hay que conectar más aquel que usa el servicio educativo con aquel que lo paga. Por lo tanto nuestra propuesta será arancelar la universidad pública y con ese fondo generar becas para los chicos con mejores notas de menos recursos. Y restablecer el examen de ingreso para que realmente estudien quienes están dispuestos a dar todo por un título universitario”.

Y lejos de apoyar los reclamos salariales, propone declarar la educación como servicio público, básico y esencial para limitar el derecho de huelga. “Vamos a revisar el estatuto docente para ver temas como licencias y ausentismo. Basta de paros Baradel”, pidió durante el debate.

Juan José Gómez Centurión (Frente NOS), como todos, declara que la educación será una de las prioridades desde el Estado con aumento de presupuesto y la revalorización del papel del docente en la sociedad. Promueve el ingreso temprano a clases (desde los tres años), prioriza la educación cívica y la universalización de la jornada escolar extendida. Al igual que Espert, aspira a expandir la oferta de escuelas técnicas y rechazo las medidas de fuerza sindicales para lo cual tomaría nuevas medidas.

En cuanto a la educación sexual, propone la eliminación de la ideología de género en la enseñanza de educación sexual integral (aspectos efectivos, éticos y morales). “Estamos de acuerdo con la educación sexual en las escuelas pero está claro que el modelo actual no funcionó”, sostuvo en el debate

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.