Docentes todo terreno. La experiencia del jardín de Isla Verde, en Córdoba.

Claudia Beatriz Spoglia es directora de un jardín de infantes en Córdoba, y como tod@s los docentes, enfrentó diversos desafíos estos meses para sostener las clases de manera virtual. Tiene muchos años de maestra jardinera, maestra de grado y como directora con sala a cargo. En 2014 le dieron la dirección independiente y siempre tuvo a cargo un anexo rural que queda en Colonia Barge a la que le dicen Mataco porque allí habrían vivido esos pueblos originarios, pero sobre todo por la existencia de los animales tipo mulita pero más grandes que se denominaban matacos también.

El jardín se llama Prov Sgo del Estero. Queda en isla Verde, localidad de Marco Juárez, sudeste cordobés cercano a la provincia de Santa Fe. Son unos 4600 habitantes. y 105 niñ@s que van a las salas de 3, 4 y 5 años. «A partir del 17 de marzo, con la pandemia, una de las docentes que tiene diabetes pidió licencia y nunca se cubrió el cargo, asique me estoy toca cubrirlo a mi», empieza contando Claudia. La invitamos a que comparta con nosotros los aprendizajes y vivencias durante la cuarentena y lo plasmamos en los párrafos que siguen:

«Cuando el aislamiento preventivo y obligatorio nos sorprendió a todos, que pensamos que iba a ser de 15 días, el gobierno destinó 2 días para que l@s docentes comenzáramos a organizarnos desde casa. Y a partir del 17 y 18 de marzo comenzamos a enviar actividades por los medios que la comunidad tuviera disponible. Ya se venía utilizando el grupo de watsap con las familias, donde se enviaba información pero sin otro tipo de interacción. Pero se fue haciendo necesario habilitar esa interacción para sostener el vínculo.

Lo que más nos costó entender fue que esto no iba a durar 2 semanas y que sostener el jardín en casa no era hacer lo mismo que hacíamos en el jardín. El gobierno de la provincia lanzó la plataforma Tu escuela en casa con distintas propuestas y eso nos sirvió como referente, pero fuimos dándonos cuenta de una realidad muy dura: esta situación profundizaba mucho más las desigualdades. 

El modo de planificación se dio en el formato de una secuencia didáctica con actividades progresivas donde íbamos complejizando y profundizando el aprendizaje. Como no se cubrieron cargos, y la inspectora de la zona se jubiló, quedamos conectados directamente a la inspectora general de Córdoba que se conectó con nosotras por whatsapp y documentos de google drive donde nos iban haciendo sugerencias y nos fuimos enriqueciendo con las experiencias de otros jardines. La inspección de zona tiene 36 jardines a cargo.»

Una vez más la brecha digital

Las familias del jardín mayoritariamente utilizan el celular para comunicarse, no tienen computadoras, y hay familias que tienen hijos en todos los niveles educativos. Asique la primera dificultad fue la capacidad y la memoria de los teléfonos para recibir propuestas para todos sus hijos. El uso de los datos, la falta de impresoras…..»Nosotras empezamos a estar conectadas por zoom o meet y tomamos como referencia las propuestas del gobierno de Córdoba haciendo los ajustes que considerábamos necesarios y empezamos a transitar este desafío. Enviamos diariamente actividades y 1 vez a la semana tienen educación física», explica Claudia.

                       El jardín funcionando antes de la pandemia.

Lo más difícil fue la sala de 3 años. «Tratamos de dar prioridad a sostener el vínculo a través de audios o videos, y fuimos descartando la posibilidad de usar esas plataformas y de a poco, a medida que se iba extendiendo la cuarentena», cuenta. «También fuimos descartando las videollamadas por los datos que consumen. Aprendimos que teníamos que enviar los videos descargados, no los enlaces de algún cuento o canción, porque implicaba también el uso de datos. Más allá de utilizar también el canal Paka Paka que es gratuito. Pero como no siempre eso funcionaba, porque las familias decían que sí les gastaba crédito, con el video descargado lo podían ver y volver a ellos todas las veces que quisieron».

En mayo llegaron los cuadernillos del Ministerio de Educación hasta el N°4 pero no llegaron para todos sino que tuvieron que hacer un  listado de quienes no tenían acceso de las actividades a través de internet.

«Como el plantel está formado con sólo dos docentes de la localidad del jardín, decidí imprimir y repartir personalmente las actividades en papel a 20 familias que no las recibían por whatsapp, asique lo hice en mi casa y con mis recursos, y luego visité esos hogares en bicicleta», cuenta. «A veces me acompaña mi hija o una amiga. Asi puedo explicar la propuesta y ver cómo están las familias. La prioridad es atender la situación social, saber cómo están atravesando este momento, cómo están los chicos».

Antes de la pandemia Claudia hacia doble turno, aunque no le exigían ni le pagaban el segundo. «Pero las salas tienen unos 30 niños cada una asique siempre se necesitan un par de brazos para ayudar y también para atender la copa de leche», cuenta. «Ahora estando en casa, y para tratar de encontrar qué es lo mejor para llegar a los hogares y sostener el vínculo, entusiasmar, entretener, para que los papás y las mamás vean cosas que no se les hubiesen ocurrido, comenzamos todas a investigar opciones y así conocí propuestas como la de Expcanguro, a través de un vivo en Instagram con Melina Furman. Hablaba de cómo trabajar las emociones, cómo hacer organigramas, y en seguida compartía con el grupo y fuimos tomando muchas para hacer con las familias».

El jardín de Colonia Barge

El anexo rural está a 24 km de Isla Verde. Hay que llegar a Monte Maíz y desviar 7 km hacia el sur. Tiene 18 estudiantes, es una comunidad muy pequeña, y está a cargo de la docente Celeste Maureira, oriunda del lugar «Esa es una fortaleza muy grande», cuenta Claudia. «El trabajo que está haciendo el jardín con las familias se va construyendo día a día y es muy gratificante porque valoran mucho lo que hace la docente, que es quien está diariamente con ellos. Yo voy una vez a la semana, debido a mis otras tareas, pero no quiero dejar de mencionar esta parte de la institución y que me ocupa todos los días para que puedan tener la mejor educación posible».

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.