EL ERROR EN EL APRENDIZAJE

Leemos habitualmente en las redes o escuchamos a los padres hablar con orgullo de sus hijos frente a los logros. Yo me pregunto qué pasa con los errores, ¿quiénes felicitan?

Históricamente la escuela ha felicitado con sus calificaciones en las pruebas, en los cuadernos y en los boletines a sus alumnos o los ha descalificado. La nota es el veredicto para saber en qué lugar se encuentra ese alumno/a.

Hace una semana me comentaba una mamá que en el boletín de su hija había comentarios tales como: “debe trabajar más en el cuaderno” “tiene que esforzarse en lengua y matemática”. La mamá me dice que en “Se destaca en” no había ningún comentario. “¿no hará nada bien?”.
Si por un rato pudiésemos pensar lo importante de nuestra palabra para nuestros alumnos y nuestros hijos veríamos cuántas cosas hacen para estar mejor, para crecer.
Cuando nuestros niños comienzan a caminar, por ejemplo, los felicitamos cuando lo intentan más allá de si se caen o no. Lo que vale es el intento.
Cuando son más grandes no alcanza con el intento, tiene que haber respuestas positivas para que estemos orgullosos padres y maestros.
Podemos pensar en el jardín, la primaria y la secundaria. Cada una con su estilo, felicita y se enorgullece de sus alumnos en la medida en que cumplen con lo esperado por los docentes, por la institución y por los padres.
Se ven publicaciones de boletines en las redes sociales mostrando las altas notas de los hijos.

¿Qué más podríamos mostrar? ¿de qué otras cosas estamos orgullosos?
¿Dónde nos queda el error para aprender, dónde nos queda el esfuerzo?
¿Por qué no felicitamos el esfuerzo en la escuela y en la casa?

Bienvenido error! Felicitaciones!!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.