La Adolescencia: culpable

Escucho bastante decir, cuando vemos a nuestros hijos enojados, tristes o diferentes a cómo acostumbran a estar,

  • Lo que pasa es que está entrando en la adolescencia
  • Está así porque está preadolescente
  • Es la edad

Y esto comienza alrededor de los 10 años, a veces, a los 9.

Si bien, la adolescencia es una etapa especial, podemos pensar en otras cuestiones.

Y, en todo caso, avanzar acompañándolos.

Sería un buen momento para acercarnos, preguntarles qué les pasa. Ver si tienen amigos. Tener más claro qué hacen cuando no están en casa, que miran en la compu o en el celular.

No le “echemos la culpa” a una franja etárea.

Poner límites es educar, es acompañar, es querer, es mostrar un modo de vivir.

Las actitudes cotidianas, nuestros enojos y nuestras alegrías son el eje fundamental de enseñanza. No es solo lo que te digo. Es lo que te digo y lo que hago.

Es lo que hago con mi propia vida lo que muestra a los demás cómo creo que es mejor vivir. Y nuestros hijos y nuestras hijas están allí, viéndonos.

El modo que tenemos para sobrellevar las dificultades, para ayudar a los demás, para vivir los momentos alegres.

Entonces, volviendo a La Adolescencia, recuperemos espacios de Encuentro, de palabras, de abrazos y sepamos que estamos constantemente mostrando cuál consideramos que el mejor modo de Estar con nuestra propia vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.