LA POLLERITA QUE ESTUDIÓ 24 AÑOS

LA POLLERITA QUE ESTUDIÓ 24 AÑOS

Cuando María Paz comenzó la escuela primaria compramos la pollerita del uniforme que, como vamos a ver en este relato, era de muy buena calidad. Se la compramos larga para que le durara unos cuantos años, por debajo de la rodilla y bien ancha.

A medida que fueron pasando los años, el ruedo siguió igual pero, como María Paz iba creciendo, la tía abuela Fina, le iba sacando tablitas y la pudo usar toda la escuela primaria.

Cuando llegó a secundaria, la pollera estaba implacable así que siguió usándola sin bajar el ruedo porque la moda era muy mini.

A medida de que pasaba el secundario, Fina le iba sacando una tablita más.

Termina la escuela y la pollerita estaba impecable.

Justo en ese momento, la prima de María Paz, Josefina, empieza la escuela primaria.

Fina se encargó nuevamente de cerrar todas las tablitas que había tenido que abrir a lo largo de los doce años que habían pasado.

Año tras año, se repitió la misma historia, con el ruedo y con las tablitas.

Josefina terminó la escuela secundaria y la pollerita, intacta.

La pollerita duerme en el cajón de los recuerdos.

 

2 comentarios
  1. María del Carmen
    María del Carmen Dice:

    Hermosa historia !! Recuerdos de nuestra infancia que nos acompañan toda la vida!!
    Que lindo es ir a la escuela!!!!

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.