¿Qué hiciste en la escuela hoy?

El siguiente es un relato de una mamá:

Voy a buscar a mi hijo a la escuela y, cuando le pregunto: qué hiciste hoy, cómo te fue en la prueba, me dice: “basta, mamá”. ¿No sé cómo hacer para que me cuente, para saber qué pasa?

Y sí. A veces (casi siempre), pasa esto. ¿Está bien? ¿Está mal?

En principio, varios puntos para analizar:

  • No siempre los chicos tienen ganas de contar que hicieron, están en todo su derecho. Es su mundo privado, es su espacio.
  • No siempre es fácil contar lo que uno hizo. Seleccionar entre las 4 u 8 horas qué relatar se hace complejo, qué elegir de todo lo que se hizo
  • No siempre lo pasamos bien en la escuela. Hay cosas que no nos gustan o que son rutinarias o que se enseñan de manera tradicional.

Entonces qué hacemos.

Una vez me comentó una mamá que la psicóloga le dijo: “está bien que tu hijo no te cuente lo que pasa en la escuela, puede no tener ganas, es su mundo. Es como vos en tu trabajo: muchas veces no tenés ganas de contar”.

Si bien coincido en que, como decía arriba, los chicos pueden no tener ganas de contar; hay algo fundamental en lo que no coincido.

  • No es lo mismo el trabajo que la escuela.
  • No es lo mismo la escuela que el trabajo
  • No es lo mismo la edad de los chicos que la nuestra
  • No es lo mismo ser niño o adolescente que ser adulto

Entonces, para concluir,

Si bien es importante respetar los silencios de nuestros hijos también es importante:

  • Estar atentos a cuando quieran contar. Aprovechar ese momento.
  • Estar atentos a los por qué no quieren contar.
  • Darnos cuenta de que cuando hablamos lo hacemos con el cuerpo y con la mirada, también.
  • Estar atentos a los gestos.

Y, además, siempre recomiendo acercarnos a la escuela. Si es posible, llevarlo o traerlos. Usar el cuaderno de comunicaciones justamente para escribir y preguntar lo que necesitamos. Pedir entrevista para conversar con los docentes o con la dirección. Mirar los cuadernos de clase, habitualmente.

Estar más cerca de nuestros hijos, acompañarlos.

Estar más cerca de la escuela.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.