¿REPETIR EL AÑO?

He escuchado por allí de algún/a especialista en educación (¿?) que es mejor que los chic@s repitan el año, especialmente en la escuela secundaria. Los argumentos son variados y todos contrastables.
Pensar en la repitencia….

El/la alumn@ “se lleva” las materias. Parece, en principio que lo posicionamos como culpable o, en el mejor de los casos, como responsable.

Habría que ver qué ha sucedido ese año (y los anteriores) en la escuela como institución que acompaña a los alumn@s, que les enseña teniendo en cuenta los saberes y los modos de aprender de los estudiantes. Habría que ver qué ha sucedido en la vida de ese alumn@ durante ese año. Habría que ver cómo se ha logrado el encuentro entre la escuela y el /los alumn@s.

No es cuestión de madurez. Será cuestión de buscar junto a la familia la mejor manera de resolver la situación para ese alumno, esa familia en esa institución. Hacer preguntas, encontrar respuestas, plantear dudas, pensar posibles caminos, posibles soluciones.

No hay nada establecido; hay escucha, ideas, reflexiones, propuestas, toma de decisiones.

Porque, al decir de Galeano: El mundo es eso -reveló- un montón de gente, un mar de fueguitos. Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tanta pasión que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende».

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.