Repitencia en la escuela primaria

¿Cómo se enseña en la escuela? ¿Qué sucede en los primeros años de la escolaridad primaria en Argentina? Los grandes fracasos escolares corresponden al primer grado de la escuela.
“La tasa de repitencia más alta de todo el Nivel Primario se concentra en primer grado (7,5% según los últimos datos disponibles del 2009)” (1).

¿Cómo hacemos para que estoy niños perciban y sientan a la escuela como un lugar que los acoge, que los considera, que les ofrece todos los medios para que puedan aprender teniendo en cuenta su contexto? Los chicos en el 1°grado han pasado, en un porcentaje cercano al 100%, por las salas de 4 y 5 años del jardín de nuestro país.

Esa primera entrada a la escuela evaluadora y calificadora está colmada de niños deseosos de aprender. Así llegan, con sus guardapolvos blancos y planchados, con sus uniformes nuevos, con sus cartucheras llenas de lápices que piden escribir palabras, pintar, sumar y restar.
Pensar en los primeros grados de la escolaridad de un estudiante es bastante similar a imaginar los primeros años de vida. Puro crecimiento y aprendizaje. Inquietud, placer, voluntad, entusiasmo denominan el modo de aprender. Por un lado, los primeros años de vida llevan consigo niños que pasan sus días conociendo el mundo a través de los sentidos. Del mismo modo, cuando comienzan la escuela primaria, aparece el interés por pertenecer al mundo legible, el mundo de los adultos.
Entonces, si hay niños que han sido preparados por el nivel inicial, entusiasmados y deseosos de aprender, ¿por qué los índices más altos de repitencia y deserciones en todo el mundo se encuentran en el primer grado?Estos índices no son nuevos. De acuerdo a los datos que presenta la UNESCO, en 1970 dos tercios de las deserciones se producían en el primer grado de la escuela primaria; en 1980 ese porcentaje había descendido al 50%. Y, a fines de los años ´80, cerca de una cuarta parte de los alumnos de todo el mundo, no completaba la escuela primaria y se estimaba que de los 95 millones de matriculados en primer grado, en el mundo en 1988, 25 millones no terminaron 4° grado.
Nuevos datos ofrecidos por el Instituto de Estadística de la UNESCO (IEU) muestran que, en 2010, aproximadamente 32,2 millones de estudiantes de educación primaria repitieron el grado en el que se encontraban y 31,2 millones abandonaron la escuela y, probablemente, nunca más regresen a las aulas.
Las informaciones disponibles en los distintos ministerios de América Latina, confirman que los índices más altos de repetición se producen el primer grado de primaria, donde el éxito en el aprendizaje está estrechamente asociado a la adquisición de habilidades básicas, de lecto-escritura, determinando también las posibilidades de seguir avanzando en el sistema.

En términos generales, el porcentaje de alumnos que repiten el primer grado de enseñanza primaria es muy elevado: cercano o superior al 15%, según los datos oficiales de varios países de América Latina.
Hay una cuestión fundamental: todos los chicos de 5 años y medio o 6 años aprenden los mismos contenidos al mismo tiempo y de la misma manera. Relatado así suena, al menos, extraño y casi imposible. ¿No se habla de que cada uno es distinto al otro y que se aprende delas diferencias? ¿No nos llenamos la boca los pedagogos y didactas diciendo que cada chico tiene un tiempo y un modo especial de aprender? Entonces, ¿qué es lo que la escuela está haciendo, planificando y pensando para sus alumnos?

Resulta que, frente a distintos modos y tiempos de aprendizaje y, a partir de la necesidad de calificar, tomar evaluaciones y promover o no de grado, se pone la mirada en los alumnos y sus dificultades sin detenerse a observar hacia adentro de la institución educativa, del aula, de las teorías que avalan las prácticas de enseñanza. Rápidamente asoman cuestiones como: “Este nene (o nena, claro) no aprende, parece que no le interesa”. “Este alumno solo quiere jugar”. “¿Qué dificultades tiene? ¿Qué le está pasando en la casa?” Creo que no está maduro para aprender”. Difícilmente haya reflexiones del estilo:” ¿Qué estoy haciendo mal? ¿De qué otra manera podría enseñar a mis alumnos?
El Ministerio de Educación de Argentina propone, como ya sucede en otros países, un pasaje directo de primero a segundo grado en el que no hay repitencia y con el argumento de completar el proceso de lectoescritura y ofrecer a los estudiantes más tiempo para lograrlo. Es una forma de buscar respuestas pero, mientras no se modifiquen las didácticas; mientras las instituciones, los directivos, los docentes no realicen una mirada hacia el interior profesional para rever las prácticas, difícilmente se logre.
Porque…el fracaso en los primeros años de la vida escolar deja marcas en el aprendizaje, deja marcas en la autoestima y en la posterior concreción como ciudadanos.

Cifras y datos tomados de:
(1): http://www.cippec.org/prensa_det.php?idprensa=460
http://www.uis.unesco.org/Education/Pages/ged-2012-press-releaseSP.aspx

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.